Publicado por connioibias en mayo 31, 2012  |Comments 0 comentarios

Llegó el 29 de mayo que tanto esperábamos. Llenos de alegría emprendimos el viaje a la Villa Blanca de la Costa Verde, Luarca. Al llegar después de contemplar el bonito muelle, con sus barcos de colores, que llamaron la atención de los más pequeños, nos fuimos directos al Museo del Calamar del CEPESMA. En él descubrimos las peculiaridades de esos animales que han causado sensación entre literatos y cineastas. Estuvimos dentro de una réplica del Nautilus, y estuvimos muy atentos para no perder detalle de todo lo que nuestra guía nos explicaba. Nos quedamos con un mensaje, cuidar el océano, no ensuciarlo, porque allí fuimos conscientes del daño que los plásticos que tiramos al mar causan a sus habitantes, y a nosotros mismos. La marea estaba alta y eso nos impidió bajar a la playa. Pero no nos pusimos muy tristes porque de camino a la playa pudimos ver como los marineros descargaban el pescado en la rula y muy amablemente nos lo enseñaron. Después de comer y disfrutar jugando en el parque, nos fuimos a otro parque muy diferente el “Parque de la Vida” donde vimos distintas especies protegidas tanto animales como plantas. Nos enseñaron maquetas del cambio que han sufrido los continentes, tocamos fósiles y restos de meteoritos, y pudimos ver las estrellas, aunque eran las seis de la tarde. Y es que en el parque de la vida hay un planetario, donde aprendimos muchas curiosidades sobre nuestro sistema solar, sobre las distintas constelaciones y estrellas. Fue una de las cosas que más llamó nuestra atención. Aunque es cierto que lo más llamativo lo dejamos para el final, porque justo antes de despedirnos y emprender el viaje a casa conocimos a dos de las serpientes que tienen en el parque y nos atrevimos a tocarlas, con mucho cuidado. De regreso a casa íbamos muy cansados pero muy felices por lo bien que nos lo habíamos pasado.

Print Friendly, PDF & Email

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.